top of page

Crece la tragedia en Turquia: claman por ayuda después de los terremotos





Por: Redacción Internacional - El Extranews


Los cuerpos de las personas que murieron en el terremoto en el sur de Turquía el lunes están siendo dejados en la calle mientras continúa la búsqueda de sobrevivientes.


Se sabe que más de 7.000 personas han muerto en Turquía y el norte de Siria, que también fue devastado por el terremoto.


Naciones Unidas advirtió que miles de niños pueden estar entre los muertos.


El sismo de magnitud 7,8 del lunes ocurrió a las 04:17 (01:17 GMT) cerca de la ciudad de Gaziantep.


Un temblor posterior fue casi igual de grande, con su epicentro en el distrito de Elbistan de la provincia de Kahramanmaras.


El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado un estado de emergencia de tres meses en las 10 provincias más afectadas por el terremoto.


Dijo que las medidas permitirían el ingreso de trabajadores de socorro y ayuda financiera a las regiones afectadas, pero no dio más detalles.


Alrededor de 70 países están enviando ayuda a Turquía, pero hay una creciente ira en algunos lugares porque la ayuda no llega lo suficientemente rápido.


En la ciudad de Antakya, algunos de los muertos quedaron tirados en el pavimento durante horas mientras los rescatistas y las ambulancias luchaban para hacer frente a la magnitud del desastre.


Los familiares de los desaparecidos peinaron los escombros en busca de sus seres queridos. Un grupo de hombres utilizando mazos y otras herramientas encontraron los cuerpos de un hombre y una niña que estaban atrapados. Llamaron a los rescatistas oficiales para que usaran sus herramientas eléctricas para ayudar, pero dijeron que tenían que concentrarse en los vivos.


Los hombres siguieron cavando hasta que los cuerpos fueron liberados.


Hay una ira creciente porque no hay suficiente ayuda. Una mujer le dijo a la BBC que los rescatistas llegaron y tomaron fotografías del edificio perteneciente a la familia de su novio donde creían que había 11 personas atrapadas, pero no regresaron.


Ella dijo que escucharon voces durante horas, pero luego hubo silencio.


Más al norte, en Kahramanmaras, cerca del epicentro del segundo terremoto, hay un retraso en la llegada de la ayuda porque los caminos montañosos están bloqueados por quienes intentan salir.


Filas de edificios se han derrumbado en montones de escombros que los rescatistas están tratando de manejar, mientras que un viento muy frío soplaba humo y polvo de los escombros hacia sus ojos.


Los sobrevivientes que ahora viven en las calles tienen que buscar comida y quemar los muebles que encuentran para mantenerse calientes. Se espera que las temperaturas bajen por debajo del punto de congelación a finales de esta semana.


Es una situación similar en la ciudad portuaria de Iskenderun, donde ahora las personas sin hogar se refugian en espacios abiertos lejos de los edificios.


Una mujer con la que habló la BBC se está refugiando con sus hijos y nietos, incluido un niño de seis años que tiene epilepsia. Los socorristas les han llevado edredones y les han dado algo de pan, pero hasta ahora no ha habido ningún otro apoyo.


"Estoy devastado", dijo a Reuters un médico de un hospital local. "Veo cuerpos adentro, en todas partes. Aunque estoy acostumbrado a ver cuerpos debido a mi experiencia, también es muy difícil para mí".


El puerto de Iskenderun ha sido cerrado hasta nuevo aviso debido a un gran incendio, lo que significa que los barcos que transportan carga con destino a la zona del desastre del terremoto están siendo desviados.


Se cree que el incendio se produjo cuando un contenedor de transporte lleno de petróleo se volcó como resultado del terremoto y luego las llamas se extendieron a la carga circundante.


Los servicios de emergencia están teniendo problemas para acceder al sitio debido a los daños causados por el terremoto y otros contenedores que ahora bloquean la entrada. Ha fracasado un intento de utilizar un barco de extinción de incendios para hacer frente al incendio.


También ha habido informes de dificultades para llevar ayuda al norte de Siria, especialmente en áreas controladas por la oposición. El control allí está dividido entre el gobierno y otros grupos de oposición. Siguen envueltos en un conflicto como resultado de una guerra civil en curso.


Incluso antes del terremoto, la situación en gran parte de la región era crítica, con un clima helado, infraestructuras en ruinas y un brote de cólera que causó miseria a muchos de los que viven allí. Más de cuatro millones de personas, principalmente mujeres y niños, ya dependían de la ayuda.


Especialmente el noroeste se ha convertido en uno de los lugares más difíciles de alcanzar, con solo un pequeño cruce en la frontera turca disponible para transportar recursos a las áreas controladas por la oposición.


La ONU dijo el martes que detendría temporalmente los flujos de ayuda a Siria debido a los daños en la ruta, sin tener una idea clara de cuándo se reiniciaría.


El enviado de la ONU de Siria ha dicho que cualquier apoyo debe provenir del interior del país y no del otro lado de la frontera con Turquía, lo que lleva a los que se encuentran en las áreas controladas por la oposición a preocuparse de que pueda ser retenido por razones políticas.


Las escenas de devastación se han intercalado con breves momentos de esperanza. Un bebé nacido bajo los escombros cerca de la ciudad de Afrin ha sido rescatado después de haber sido encontrado aún unido a su madre, que murió después de dar a luz.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page