top of page

Ni la pandemia ha detenido el asesinato de defensores de Derechos Humanos y Líderes Sociales






Por: Jorge Roberto Acosta Gil

Director El Extranews



Definitivamente la violencia en Colombia no cesa, lamentablemente durante el primer trimestre del año 2020 según el sistema de información de la organización somos defensores, registraron 66 homicidios contra líderes sociales en todo el país. En el periodo del 2017 somos defensores registró el homicidio de 20 lideres en 2018 fueron 46, en el primer trimestre de 2019 la cifra descendió a 25, llegando a 207 durante el 2019. En el año 2020 lo preocupante de la situación es que este año se están ejecutando muchas de las amenazas que se incrementaron, la teoría del informe somos defensores, es que las amenazas se están materializando.


La organización indepaz ya registró 72 homicidios contra líderes en los primeros tres meses del año. El representante del alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Alberto Brunori, mencionó que este organismo ha verificado 14 casos de defensores asesinados en el país y que aún faltan 42 registros por certificar.


Las cifras son escandalosas de llegar a comprobarse que todos los reportados son líderes, este sería el número de homicidios más alto después de la firma del acuerdo de paz, entre el gobierno y las farc.


La ONG Indepaz revela que el mismo número de asesinatos de líderes sociales en Colombia se elevó a 100 según el conteo del Istituto de Estudios desarrollo y paz (Indepaz).El representante especial del secretariado general de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, advirtió el pasado 8 de mayo “que uno de los desafíos más grandes que enfrenta la implementación del acuerdo de paz con las farc durante la pandemia del Covid -19, es la violencia que afecta a las regiones. Pese al constante rechazo de los organismos internacionales (ONU- OEA- diferentes gobiernos a través de sus embajadas, la UE-). La embajadora de la Unión Europea en Colombia Patricia Llombart manifestó “el asesinato de lideres sociales y defensores de derechos humanos como el de Marcos Rivadeneira nos duele mucho. No hay descanso para los líderes, cada asesinato a quienes defienden derechos impacta en toda la sociedad”


El panorama en Colombia no es el mejor, 60 años de conflicto el cual está más vigente que nunca. Dado que la tan anhelada paz que busca el pueblo colombiano está lejos de cumplirse y el sufrimiento de muchos sectores de las comunidades indígenas, campesinas y afros hoy se ven más golpeados por la violencia en la cuarentena por el covid-19.

0 comentarios
bottom of page