top of page

Rescatistas Indígenas recurrieron a la ayahuasca para encontrar niños perdidos en la selva.

Luego del accidente aéreo en las selvas colombianas los niños se recuperan en un hopital militar en Bogotá







El grupo recurrió al sagrado ritual centenario de beber el té hecho de plantas nativas que induce alucinaciones. “Encontraremos a los niños hoy”, dijo un anciano.


Los cansados hombres indígenas se reunieron en su campamento base, ubicado entre árboles imponentes y una densa vegetación que forma un mar verde que desorienta. Sintieron que su tierra ancestral, Selva Madre, o Madre Selva, no estaba dispuesta a permitirles encontrar a los cuatro niños que habían estado desaparecidos desde que su avión chárter se estrelló semanas antes en un área remota del sur de Colombia.


Voluntarios indígenas y equipos militares habían encontrado signos de esperanza: un biberón, fruta a medio comer y pañales sucios esparcidos por una amplia franja de selva tropical. Los hombres estaban convencidos de que los niños habían sobrevivido. Pero las lluvias punzantes, el terreno accidentado y el paso del tiempo habían disminuido su ánimo y agotado su energía.


Los débiles de cuerpo, de mente, de fe no logran salir de esta jungla. El día 39 fue de vida o muerte, para los niños y los equipos de búsqueda.


Esa noche en el campamento, Manuel Ranoque, padre de los dos niños más pequeños, recurrió a uno de los rituales más sagrados de los grupos indígenas de la Amazonía: el yagé, un té amargo hecho de plantas nativas de la selva tropical, más conocido como ayahuasca. Durante siglos, el cóctel alucinógeno ha sido utilizado como cura para todas las dolencias por personas en Colombia, Perú, Ecuador y Brasil.


Henry Guerrero, un voluntario que se unió a la búsqueda desde el hogar infantil cerca de Araracuara, dijo a The Associated Press que su tía preparó el yagé para el grupo. Creían que induciría visiones que podrían llevarlos a los niños.


“Les dije: ‘Aquí no hay nada que hacer. No los encontraremos a simple vista. El último recurso es tomar yagé’”, dijo Guerrero, de 56 años. “El viaje realmente tiene lugar en momentos muy especiales. Es algo muy espiritual”.


Ranoque tomó un sorbo y los hombres vigilaron durante unas horas. Cuando pasaron los efectos psicotrópicos, les dijo que no había funcionado.


Algunos buscadores estaban listos para irse. Pero a la mañana siguiente, 40 días después del accidente, un anciano tomó lo poco que quedaba del yagé y lo bebió. Algunas personas lo toman para conectarse con ellos mismos, curar enfermedades o sanar un corazón roto. El élder José Rubio estaba convencido de que eventualmente ayudaría a encontrar a los niños, dijo Guerrero.


Rubio soñó durante algún tiempo. Vomitó, un efecto secundario común.


Esta vez, dijo, había funcionado. En sus visiones, los vio. Le dijo a Guerrero: “Hoy encontraremos a los niños”.


Los cuatro niños, Lesly, Soleiny, Tien y Cristin, crecieron en los alrededores de Araracuara, un pequeño pueblo amazónico en el departamento de Caquetá al que solo se puede llegar en bote o avioneta. Ranoque dijo que los hermanos tenían vidas felices pero independientes porque él y su esposa, Magdalena Mucutuy, a menudo estaban fuera de casa.


Lesly, de 13 años, era la madura y tranquila. Soleiny, de 9 años, estaba juguetona y Tien, que tenía casi 5 años antes del accidente, estaba inquieta. Cristin, entonces de 11 meses, apenas estaba aprendiendo a caminar.


En casa, Mucutuy cultivaba cebollas y yuca y usaba esta última para producir fariña, un tipo de harina, para que la familia la comiera y la vendiera. Lesly aprendió a cocinar a los 8 años; en ausencia de los adultos, a menudo cuidaba a sus hermanos.


La mañana del 1 de mayo, los niños, su madre y un tío abordaron una avioneta. Se dirigían al poblado de San José del Guaviare. Semanas antes, Ranoque había huido de su pueblo natal, un área donde el cultivo ilegal de drogas, la minería y la tala han prosperado durante décadas. Le dijo a AP que temía la presión de personas relacionadas con su industria, aunque se negó a dar detalles sobre la naturaleza de su trabajo o negocios.


“El trabajo allí no es seguro”, dijo Ranoque. “Y es ilegal. Tiene que ver con otras personas... en un sector que no puedo mencionar porque me arriesgo más”.


Dijo que dejó Mucutuy $ 9 millones de pesos colombianos, alrededor de $ 2,695 dólares estadounidenses, antes de irse para pagar la comida, otras necesidades y el vuelo chárter. Quería que los niños se fueran de la aldea porque temía que pudieran ser reclutados por uno de los grupos rebeldes de la zona.


Se dirigían a encontrarse con Ranoque cuando el piloto del avión monomotor de hélice Cessna declaró emergencia por falla en el motor. El avión desapareció del radar poco tiempo después.


“Mayday, mayday, mayday… Me volvió a fallar el motor… Voy a buscar un río… Tengo aquí un río a mi derecha”, informó el piloto Hernando Murcia al control aéreo a las 7: 43 a.m., según un informe preliminar publicado por las autoridades de aviación.


“A 103 millas de San José… voy a aterrizar”.


El ejército colombiano inició una búsqueda del avión cuando no pudo llegar a su destino. Aproximadamente 10 días después, sin que se encontrara ningún avión ni señales de vida, los voluntarios indígenas se unieron al esfuerzo. Estaban mucho más familiarizados con el terreno y las familias de la zona. Un hombre les dijo que el avión estaba haciendo un ruido extraño cuando voló sobre su casa. Eso les ayudó a esbozar un plan de búsqueda que siguió el río Apaporis.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page