top of page

Se cumplen 99 años de la masacre de Tulsa: el ataque de blancos racistas a la población negra

El Extranews rechaza toda forma de violencia racial y discriminación de minorías; rinde homenaje a quienes han sido víctimas de la intolerencia y de la segregación al rededor del mundo.




masacre_tulsa_violencia_racial
Se estima que murieron entre 200 y 300 personas en el barrio de Greenwood, en Tulsa (Oklahoma)


Por: Redacción Internacional El Extranews


La muerte de George Floyd durante un procedimiento policial en un claro caso de intolerancia y brutalidad de agentes de la policía en Minneapolis encendió las protestas y las revueltas en las calles de Estados Unidos en apoyo a esta nueva víctima de racismo.


Escenas de calles ardiendo, enfrentamientos con la policía, de ciudadanos de un país que lleva décadas conviviendo puerta con puerta con el racismo saliendo a la calle para defender los derechos de la población afroamericana y clamar, como el lema en redes sociales, que ‘las vidas negras importan’. Las escenas que se repiten durante los últimos días en distintos puntos del vasto territorio estadounidense hacen que el recuerdo de la masacre de Tulsa, ocurrida en 1921 y de la que estos días se cumplen 99 años, cobre un mayor significado y resonancia mediática.


Lo que ocurrió entre la noche del 31 de mayo y la del 1 de junio de 1921 es uno de los capítulos más oscuros, menos documentados y más trágicos de la historia reciente de Estados Unidos. Durante décadas se corrió un tupido velo sobre lo sucedido aquellos días en el barrio de Greenwood, en Tulsa (Oklahoma). Allí, en el conocido como ‘Black Wall Street’ dado el nivel económico de sus habitantes, una horda de ciudadanos blancos atacaron y asesinaron a un número indeterminado de convecinos negros. Entraron en sus casas y sus negocios, los saquearon, destruyeron e incendiaron y mataron, según estudios posteriores, a entre 200 y 300 personas.


Ayer y hoy se conmemora el 99 aniversario de aquello. Y hoy, más que nunca, con las imágenes que llegan desde Estados Unidos, recordar la masacre de Tulsa cobra más sentido que nunca. Durante décadas se cubrió todo, se borró de los libros de historia y no fue hasta la década de los noventa cuando una comisión creada por Oklahoma, como recuerda el sitio vox.com, que se intentó de manera oficial aclarar lo sucedido durante aquellos dos días y que durante tanto tiempo se calificó de ‘disturbios’, sin más.

En 2001 se publicó el informe con los resultado de la investigación llevada a cabo y en él se calificó la masacre de Tulsa como “el peor disturbio civil desde la Guerra Civil”. Los números de la tragedia hablan de 1.200 hogares pasto de las llamas, 35 bloques quemados y unas 300 personas asesinadas. Qué se hizo con sus cuerpos aún sigue siendo una incógnita. Los hechos ocurrieron, según el citado medio, en un contexto social de tensión racial avivada tras el final de la Primera Guerra Mundial, cuando veteranos de color tuvieron que hacer frente al racismo al volver del frente. El verano de 1919 fue bautizado como el Verano Rojo. Los enfrentamientos se produjeron en distintas ciudades y comenzaron con blancos atacando a afroamericanos que, en algunas localidades, contraatacaron.

0 comentarios

Comments


bottom of page