top of page

CARTA A MIS MIEDOS

"qué pasa con esos miedos internos que nos gobiernan y nos hacen cometer algunos errores de los cuales nos arrepentimos constantemente".


Normalmente hablamos sobre la importancia de la felicidad, la salud mental y física, la importancia de las emociones y lo importante que es perdonar; pero para cualquiera es difícil y algo complicado hablar de los miedos, sobre todo esos que logran desestabilizar.

Para hablar del miedo, hablamos de todas aquellas cosas que nos causan cobardía y que pueden ser tan fuertes que en algunas ocasiones nos pueden bloquear e incluso paralizar; todo ser humano tiene miedos, unos más fuertes que otros.

Miedo a las aves, miedo a los insectos, miedo a las alturas, miedo a algunos colores lo que se conoce como cromofobia, pero, ¿qué pasa con esos miedos internos que nos gobiernan y nos hacen cometer algunos errores de los cuales nos arrepentimos constantemente?

Científicamente hablando, el miedo es una señal de alarma que emite el cerebro cuando detecta una posible amenaza, por eso, ante la primera señal de pánico nuestro cerebro nos enviará la alerta, pero en este caso cuando el miedo es una situación o emoción nuestra reacción siempre será de pelea, soberbia o enojo, estas reacciones son respuestas a eso que no queremos asumir.

Ahora, ¿Por qué tenemos tan arraigados algunos miedos? Probablemente por situaciones que tuvimos que pasar que nos dejaron una cicatriz sagrada, esa que se lleva en el alma y no se puede borrar, pero, ¿qué tan dispuestos estamos en dejarlos ir? aunque somos conscientes que son miedos que nos han traídos hasta el lugar donde estamos y nos han hecho las personas que somos hoy en día, tenemos que dejarlos ir.

Miedo al fracaso, miedo a enamorarse, miedo a quedar solo, miedo a no cumplir metas o expectativas, miedo a que te abandonen, miedo a no dar lo que tienes, miedo a dejarse amar, miedo a no prosperar, miedo a la monotonía, miedo a ser juzgado, miedo a no encajar en una sociedad, miedo a decepcionar y ser decepcionado. Todos esos y muchos más son los miedos que nos gobiernan día a día, con ellos, millones de personas tienen que vivir.

A veces los vemos tan normales, que los hacemos parte de nosotros, tanto así que creemos que es alguna de las facultades que nos fue dadas para sobrellevar la vida, pero la verdad es que estos opacan tu esencia, esa que te hace un ser único y especial, ese que te hace brillar por encima de la multitud, por eso hoy hacemos una carta de despedida a nuestros miedos.

📷

“Gracias querido miedo por enseñarme tanto, por hacerme vulnerable ante diferentes situaciones de mi vida por que eso que me enseñaste me ha hecho hoy más fuerte, por qué a pesar de estar tan adentro de mi hoy te digo ADIÓS.

Y no porque no te quiera, solo que ya no eres bienvenido a mi vida, por que me di cuenta que no aportas nada productivo en mí y hoy estoy listo para salir y demostrar quien soy realmente sin ti.

Me hiciste cometer muchos errores, unos más graves que otros, me hiciste herir a personas que realmente amaba y que hoy no están conmigo, pero te doy las gracias nuevamente, porque con eso que me enseñaste, me haz dando la oportunidad de ser mejor para las nuevas personas que llegan a mi vida, te prometo que esos mismos errores los convertiré en gratitud y agradecimiento porque las personas que me rodean y que ocupan una parte importante de mi vida merecen lo mejor de mí, por eso, GRACIAS.

Gracias, pero tengo que dejarte, hay un mundo y millones de oportunidades que esperan por mi y lastimosamente no eres bienvenido, no tengo más espacio en mi equipaje para cargarte, esta vez iré más ligero de carga, porque la vida sin tanto miedo es más fácil de llevar”.

Tus pensamientos construyen hábitos. Si puedes dominar tus pensamientos podrás dominar tu vida.

María Camila Muñoz A.

Comunicadora Social - Periodista

Okahe

0 comentarios

留言


bottom of page